Entradas

Da una oportunidad a lo inesperado, y muy probablemente aparezca

Una de las batallas con las que lidiamos al facilitar el trabajo de un grupo es evitar estereotipos y pre-juicios. Suyos y nuestros.  Incluyendo la presunción de que «con estas personas no vamos poder llegar más allá de …» y lindezas por el estilo.

Cuatro principios para el trabajo cooperativo

  • Quienes han venido son las personas apropiadas.
  • Lo que ocurra es lo único que tenía que ocurrir.
  • El momento en que sucede es el momento correcto.
  • Cuando se acaba, se acaba.

(Harrison Owen)

El facilitador trabaja con lo que hay y está abierto a la emergencia de lo que no está previsto ni se puede prever. Podemos ilustrarlo, nos gusta hacerlo, compartiendo historias de situaciones reales que han aparecido en nuestros trabajos de facilitación y acompañamiento a grupos que se enfrentan a retos de transformación o de innovación (una innovación real comporta siempre una transformación).

Pero escogemos hoy una técnica diferente, que empleamos también a veces en nuestros talleres: el diálogo mediado por objetos. Hemos incluido dos videos en los que aparecen tres peonzas, una de ellas harto peculiar. Que transcurren de modo diferente a pesar tener inicios idénticos. O, más precisamente, inicios tan idénticos como nos ha sido posible.

¿Qué comentarios o conversaciones os sugieren estos videos?


Coperfield es una agencia de transformación. Facilitamos y acompañamos procesos de cambio en equipos, grupos y organizaciones. Contacta con nosotros en hola@coperfield.org.

Cuando girar 90 grados cambia la perspectiva

En nuestros tallerres de acompañamiento a equipos que quieren transformarse trabajamos mucho el concepto de «alineamiento«. Empezando por que los participantes constaten que la realidad que uno percibe y considera evidente puede ser muy distinta de la de sus colegas.

ALINEAMIENTO: Un acuerdo extendido en el grupo acerca de cómo trabajar juntos, compaginando las distintas tareas y roles con las habilidades y conocimientos individuales.

Un ejercicio que proponemos a menudo es el ‘dibujo a 2‘ que comentamos en una entrada reciente. Se pide a los participantes que creen en dos minutos una obra de arte, con su respectivo título, a partir de un garabato que alguien les ofrece.

Utilizamos esta vez, para todos los participantes, el garabato que en una sesión con otro grupo había dado pie a la creación de la figura de la izquierda. Como era de imaginar, no se generaron dos obras de arte idénticas. Tampoco nadie percibió la imagen de una bailarina moderna. De entre la diversidad de creaciones, destacamos la que produjo una de las participantes después de dar un giro de 90 grados al garabato que había recibido: «Despistando a la parca». Un pequeño gesto tuvo como consecuencia un cambio radical de perspectiva.

Aprendemos de este tipo de experiencias que, como proclama un aforismo mil veces citado, lo que percibimos depende de cómo somos y de cómo miramos.

Cuando un grupo se plantea afrontar un reto o una situación incierta, el punto de partida es a menudo una imagen preliminar e incompleta. Antes de dar por sentado que todos los componentes del grupo ven la misma realidad e imaginan el mismo futuro, vale la pena preguntar y compartir. No sea que uno vea un festival de danza y otro la perspectiva de una muerte lenta. Porque eso es lo que tienen los cambios: suscitan emociones diversas y a veces contrapuestas.


Coperfield es una agencia de transformación. Facilitamos y acompañamos procesos de cambio en equipos, grupos y organizaciones. Contacta con nosotros en hola@coperfield.org.

Un ejemplo de propósito educativo

En anteriores entradas hemos mencionado el poder de un buen propósito como guía para el funcionamiento de una organización, y más todavía para el buen fin de una organización que busca transformarse.

A principio de este curso, en que se hablará mucho sobre la educación y su futuro (también lo haremos nosotros), nos ha parecido oportuno reproducir aquí un buen ejemplo de propósito. El de Big Picture Learning, una cadena de escuelas norteamericanas con más de 20 años de experiencia educativa innovadora.

En «Big Picture Learning» promovemos una curiosidad sin límites y sin temores. Continuaremos, como siempre hemos hecho, fomentando espacios de aprendizaje que creen la estela en la que los estudiantes puedan libremente y con valentía perseguir sus pasiones e intereses.

En estos espacios han emergido maestros, arquitectos, abogados, publicistas, políticos, diseñadores de moda, astrofísicos, múscios, futuros líderes del mundo, y más. […]

A ellos y a todos quienes tengan un curiosidad infatigable for el aprendizaje y la verdad ofrecemos ésto:

  • Estaremos contigo para darte fortaleza en tiempos de debilidad. Valentía en tiempos de temor. Unidad en tiempos de división.  Aprendizaje “Big Picture” en tiempos de pensamientos cortos de miras.
  • Permanecemos despiertos. Permanecemos alerta. Permanecemos esperanzados. No tenemos miedo.

Estamos seguros de que se pueden encontrar propósitos con una fuerza similar entre las muchas escuelas excelentes de nuestro entorno. Agradeceremos que nos hagáis llegar ejemplos.

Para acabar, destacaremos solamente la mención a los espacios de aprendizaje a los que hace referencia repetida el propósito de Big Picture Learning. Si tenéis interés en explorar este concepto, os sugerimos nuestra Master Class Kaospilot sobre «El arte de diseñar y gestionar espacios de aprendizaje».

Somos una agencia de transformación

Diseñamos, facilitamos y acompañamos procesos a medida del cambio que tu equipo necesita. La educación es uno de nuestros ámbitos de actuación prioritarios. Escucha aquí la experiencia de nuestros clientes.

¿Qué tipo de emprendedores necesitamos más?

Sin títuloEl World Economic Forum acaba de hacer público un informe sobre el emprendimiento en Europa. La novedad es que abarca tanto los emprendedores que arrancan una nueva empresa como los intra-emprendedores que innovan dentro de una organización ya establecida.

El informe contiene varios resultados interesantes (Ver Figura).

El primero es que, en el conjunto de Europa, la tasa relativamente baja de emprendedores de start-ups se compensa por la existencia de muchos intra-emprendedores. Para los autores del informe, ello contribuye a explicar que la economía europea sea aceptablemente competitiva aún cuando la proporción de start-ups sea pequeña comparada con la de países como Estados Unidos.

Parece también destacable la disparidad en la proporción entre extra- e intra-emprendedores. Los baíses bálticos son los que tienen mayor proporción de emprendedores de start-ups (Estonia, Letonia), mientras que en los países nórdicos (Suecia, Dinamarca) la proporción de intra-emprendedores es mayor. Dinamarca en concreto aparece en segunda posición en el ranking de intraemprendedores, y en la segunda por la cola en la de extra-emprendedores.

Según el informe,

La relevancia del intra-emprendimiento es grande porque se ha demostrado que su calidad es mayor que la del emprendimiento tecnológico. Por ejemplo, los nuevos proyectos de intra-emprendimiento tienen más expectativas de creación de empleo que los proyectos de emprendimiento tecnológico.

No se adelanta ninguna hipótesis explicativa de la disparidad entre países en la composición del emprendimiento. Así y todo, un examen superficial de los datos sugeriría que el intra-emprendimiento tiene mayores facilidades y atractivo en los países con una mayor tradición y cultura de innovación social e institucional:

  • Una organización inmovilista, burocratizada o esclerotizada desincentiva el emprendimiento, al contrario de lo que sucede en una organización sana y viva.
  • Cuantas menos posibilidades haya de encontrar un empleo atractivo y con sentido en una empresa o institución consolidada, mayor es el incentivo para un emprendedor de intentar un camino ‘individual’.
  • Cuando más desfavorables son las perspectivas de empleo en general, mayor es la proporción de quienes emprenden por necesidad y no por vocación.

Resulta también destacable, aunque no sorprendente, que España aparezca en las últimas posiciones en ambas categorías.

Algunas reflexiones finales:

  • Aunque contamos en nuestro entorno con iniciativas y programas que incentivan el emprendimiento tecnológico y la creación de start-ups, los datos del WEF sugieren que hay oportunidades de mejora. ¿Qué podría hacerse para aumentar su atractivo y eficacia?
  • ¿Qué tipo de emprendimiento deberíamos primar como sociedad (sin descartar ninguno)?
  • ¿Cuáles son las diferencias clave en las cualidades y la formación entre los extra- e intra- emprendedores?
  • Si se aceptara como deseable multiplicar las iniciativas de intra-emprendimiento, ¿cuáles serían las líneas de acción a considerar?