Liderar los espacios en vez de a las personas

«El facilitador es tanto más notorio cuanto menos se percibe su presencia.»
Oven Harrison, «The Spirit of Leadership»

Una empresa nos contrató para que facilitáramos durante un par de jornadas el proceso de co-creación de un plan de reconocimiento para gestores y asesores de su red, que comprende más de 200 tiendas en toda España. El grupo con el que trabajamos reunía a una cuarentena de personas, asignadas a tiendas en distintas ciudades. La intervención fue un éxito. El grupo acabó diseñando no sólo el plan previsto, sino también dos planes adicionales cuya necesidad emergió durante el taller. Pero lo más notable fue que se completaran los tres durante el segundo día de trabajo conjunto, con una eficacia de la cual ellos mismos parecieron los más sorprendidos.

En nuestro After Action Review posterior a la intervención concluimos una vez más la eficacia de dedicar íntegramente la primera jornada a liderar el espacio como base para el trabajo posterior del grupo.

«Liderar el espacio es el acto consciente de estar presente, abierto, atento y protector de lo que el grupo necesita en cada momento.«

La base de la estrategia de liderar el espacio es la confianza en la capacidad del grupo para encontrar sus propias soluciones cuando se les facilita el entorno adecuado (uno de los principios del Método Coperfield). Por tanto, crear y mantener el espacio de colaboración es una responsabilidad clave de nuestro rol como facilitadores. Requiere tres ingredientes:

  • Generar el alienamiento del grupo en torno a las respuestas a las preguntas poderosas que definen todo proceso de co-laboración o co-creación: ¿Para qué? ¿Qué? ¿Cómo? ¿Con quién?
  • Diseñar el proceso de evolucionar desde el punto de partida hacia los objetivos deseados, con atención tanto a los aspectos racionales (p.e. fases, hitos) como a los emocionales (p.e. energía, ritmo).
  • Proporcionar estructuras que ayuden a encauzar el proceso, como el IDOART que mencionaba en una entrada anterior y que utilizamos por sistema al principio de nuestro trabajo con un grupo.

«Sólo hay tres cosas que ocurren espontáneamente en una organización: desorientación, fricción y resultados por debajo de lo esperado. El resto requiere liderazgo.»
(Peter Drucker)

Como facilitadores, nuestra responsabilidad es ayudar al grupo a encontrar su dirección, a afrontar el origen de situaciones de fricción y a alcanzar resultados de modo más efectivo. Para ello, liderar el espacio y confiar en las personas, en lugar de pretender liderarlas, es una estrategia clave para afrontar el «déficit de cómos» que aparecerá repetidamente en este espacio.


Coperfield es una agencia de transformación. Aspiramos a mejorar el mundo facilitando procesos de cambio en las organizaciones y en las personas. Creemos en la capacidad de los colectivos  para co-laborar y co-crear sus propias respuestas a los retos a los que se enfrentan.


Crédito Imagen: Un recuerdo de mi primera experiencia de «creative leadership» en Kaospilot.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.