Para un impacto mayor, colaborar más y mejor

Una radiografía reciente del Tercer Sector en España detecta una gran fragmentación del sector, que resulta en entidades y proyectos con menor dimensión de la que se considera conveniente. Concluye que para garantizar la sostenibilidad y estabilidad financiera del sector es necesario incrementar la colaboración tanto entre las entidades del propio sector como con otras entidades públicas y privadas.

«La falta de eficiencia y efectividad del Tercer Sector tanto a nivel estratégico por la duplicación de misiones entre entidades, como a nivel operativo por la atomización de la gran mayoría de las mismas hace necesaria una interconexión o colaboración entre las entidades.»

Un ejemplo. Una fundación con la que colaboramos, dedicada a la inserción laboral de colectivos en riesgo de exclusión nos expresaba que “no sólo estamos formando personas para los oficios que van a desaparecer; es que hemos de hacerlo con recursos finalistas que conseguimos a base de competir muy duramente con organizaciones que tienen los mismos fines que nosotros”.

En la misma línea, un informe sobre la economía social y solidaria (.pdf) en la ciudad de Barcelona destaca la  fragilidad de los proyectos como uno de los retos del sector: un 60% de las cooperativas, por ejemplo, tiene menos de 3 empleados. En paralelo, señala que la cooperación entre entidades de la economía social y solidaria es un campo prácticamente virgen, no existiendo una vertebración global de ese sector en la ciudad.

Son sólo dos ejemplos. Porque además la necesidad de una mayor cooperación entre organizaciones no es una exclusiva del tercer sector. Hay una tendencia clara a prever que señalan que las estrategias con futuro no están basadas en la competencia entre organizaciones, sino entre ecosistemas en los que colaboran agentes con capacidades complementarias. A considerar que lidiar con los retos de futuro requiere más la figura del «líder sistémico» que la del emprendedor convencional.

¿Qué está dificultando una mayor colaboración entre entidades, dentro y fuera del sector social?

Se plantea así la cuestión de cuáles son las barreras que dificultan una mayor colaboración entre entidades que comparten como mínimo algunos intereses comunes, y también la de cómo superarlas. Un asunto que da para mucho más que una entrada de blog. Porque en ocasiones, como en la viñeta de Dilbert, las resistencias a colaborar empiezan en actitudes personales. También porque la tendencia a actuar en modo «fuego!, apunten!, preparados!» no deja espacio a explorar ni a consolidar colaboraciones.

Pero también porque a menudo las convocatorias de apoyo a la innovación o la acción social hacen más hincapié en la competencia que en la colaboración. Hasta donde conocemos, no es frecuente que en esas convocatorias se pregunte a los  candidatos algo como «¿Con qué organizaciones con objetivos similares a los tuyos has contactado, o intercambiado experiencias, o colaborado en proyectos conjuntos?»

Estamos encontrando, no sólo dentro del tercer sector, que las habilidades para una colaboración efectiva son una de estas cuestiones sobre las que hay gente que cree honestamente saber más de lo que en realidad sabe. Para despertar la conciencia sobre ello, hemos diseñado un nuevo mini-taller práctico y experiencia.: «Queremos colaborar más. ¿Sabemos cómo?«. Los resultados de las pruebas piloto ha sido sorprendentes. Contactad con nosotros si os interesan los detalles.


Coperfield es una agencia de transformación. Aspiramos a mejorar el mundo a través del cambio en las organizaciones y en las personas. Creemos en la capacidad de los colectivos  para co-laborar y co-crear sus propias respuestas a los retos a los que se enfrentan.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.