Cultura para un #Gobierno Efectivo

Presentamos en Municipalia nuestra propuesta de facilitar a los electos de administraciones y organismos el reto de arrancar lo más rápidamente posible un #Gobierno_Efectivo.  Las conversaciones mantenidas en esa Feria nos confirman la intuición que nos llevó a participar en ella:

Puede costar hasta dos años después de unas elecciones poner a plena marcha el gobierno de una administración o un organismo público. Más aún si los resultados han obligado a una coalición entre partidos que habían hecho campaña por separado. Es mucho tiempo. Sobre todo porque al final del segundo año de mandato, prepararse para la reelección empieza a convertirse en una prioridad.

Nuestra propuesta de Gobierno_Efectivo se estructura en cuatro bloques, que se pueden combinar de manera flexible.

Tres de ellos están diseñados para dar respuesta a los ¿para qué? de tres objetivos comunes a muchos equipos de gobierno de municipios y diputaciones provinciales:

  • #Gobierno en marcha: Compartir la dirección, alineamiento y compromiso para poner en marcha una maquinaria institucional efectiva.
  • #Qué territorio queremos?: Para hacer efectiva la participación de agentes clave del territorio en la definición del futuro al que aspiran.
  • #Retos complejos: Para conseguir la implicación y compromiso de esos agentes del territorio en la co-creación de soluciones a retos comunes.

El cuarto módulo, #Nueva cultura organizativa se orienta a dar una respuesta a un ¿cómo? común a los tres retos anteriores. El Método Coperfield diagnostica la cultura organizativa en dos dimensiones:

  • La calidad y cualidad de las relaciones, tanto en el ámbito interno de la organización, como con los ‘stakeholders’  externos (ciudadanos, empresas, tercer sector).
  • La flexibilidad y la disposición al cambio, a innovar y adaptar el funcionamiento de la entidad a las demandas de un entorno cambiante.

Afrontar el reto de un gobierno efectivo exige buenas dosis de comunicación y colaboración tanto en el seno del equipo de gobierno, como entre éste y el aparato técnico y administrativo. Por tanto, una cultura ubicada en la parte derecha del diagrama. Lo mismo cuando se desea visualizar y concretar de modo específico los rasgos del futuro deseado para el territorio, porque es necesaria para ello la participación de sus agentes clave: la propia administración, por supuesto, pero también ciudadanos, empresarios y agentes sociales comprometidos.

Por su parte, la respuesta a retos concretos, especialmente a retos complejos, demanda la disposición de la institución, en colaboración con sus ‘stakeholders’ a innovar, a adoptar nuevos comportamientos y políticas, porque de lo contrario la respuesta a esos retos ya habría tenido lugar. Ello demanda una cultura ubicada en la parte superior del diagrama, si es posible en el cuadrante de la derecha.

«Sólo hay tres cosas que ocurren espontáneamente en toda organización: confusión, fricción y resultados por debajo de lo esperado. El resto exige liderazgo.» (Peter Drucker)

La transformación de una cultura organizativa empieza por revisar y modificar las creencias de las personas acerca de lo que es apropiado y lo que es posible. Por este motivo, la transformación no es automática ni inmediata. Exigen liderazgo para establecer la dirección y facilitación para soslayar las fricciones. Os ampliaremos detalles con mucho gusto si rellenáis este formulario.


Coperfield es una agencia de transformación. Aspiramos a mejorar el mundo a través del cambio en las organizaciones y en las personas. Creemos en la capacidad de los colectivos para co-laborar y co-crear sus propias respuestas a los retos a los que se enfrentan, incluyendo el de conseguir un gobierno efectivo.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.