A veces, el reto no está en el QUÉ, sino en el CÓMO

Es una situación frecuente. Alguien compra un mueble en IKEA. Sabe ‘qué quiere‘ y ‘para qué‘ lo quiere.  Pero no no consigue superar el reto de ‘cómo‘ montarlo. No entiende las instrucciones, no tiene a mano las herramientas que necesitaría o carece de la habilidad para utilizarlas.  El problema está en los ‘CÓMO‘.

Algo parecido sucede al respecto de muchos retos de transformación. Aunque haya (lo que no siempre es el caso) claridad en los ¿Para qué cambiar? y los ¿Qué cambiar?,  el verdadero reto está a menudo en fijar las ideas sobre ¿Cómo hacerlo?

Una situación de este tipo se hizo patente en un debate organizado hace unos días por la revista Alternativas Económicas sobre la economía social y solidaria. Una actividad que según datos aportados por el Ayuntamiento de Barcelona representa alrededor del 8% del PIB de la ciudad. Y que la Administración quiere apoyar potenciando empresas que adopten los principios de la economía social y solidaria y a la vez ayudando a paliar las situaciones de precariedad que también tienen lugar en este sector.

Durante cerca de dos horas, los ponentes glosaron las bondades de estas economías alternativas, lamentando no estar recibiendo suficiente apoyo del resto de agentes sociales, incluyendo los consumidores, los empresarios ‘convencionales’, los reguladores y las propias administraciones, y denunciando la ideología del capitalismo ultraliberal y de quienes lo apoyan con sus discursos y sus prácticas.

Para revertir esta situación aportaron una lista de objetivos como concienciar a los consumidores, influir en los reguladores, colaborar con empresas convencionales o impulsar plataformas de economía social y solidaria que puedan competir con las grandes plataformas multinacionales de la llamada ‘economía colaborativa’.

Sin duda alguna, una buena lista de qués. Para convertirlos en realidad, sin embargo, harán falta cómos que tengan en cuenta que muchos consumidores son ‘vagos’. Por cada ciclista que vemos en la calle repartiendo comida a domicilio no hay sólo una empresa con prácticas laborales criticables, sino también un consumidor que pone sus intereses o su comodidad por encima de los principios de la economía social y solidaria. Y que hay también un número nada despreciable de ciudadanos que apoyan con sus votos otras políticas y otras economías.

Hace falta pues ir más allá de una lista de qués. Transformar la realidad exige buenas ideas, pero sobre todo buenos equipos. Porque un buen equipo no sólo tendrá buenas ideas, sino que encontrará cómo convertir en éxito incluso una idea mediocre. No funciona al revés.


En Coperfield somos facilitadores de procesos de transformación. Creamos espacios de confianza en los que alinear personas en torno a propósitos y principios comunes. Habilitamos así liderazgos transformadores. Puedes contactarnos en hola@coperfield.org.

5 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] en colaboraciones efectivas. Fácil de decir porque, como en tantas ocasiones, el reto está en el CÓMO ponerlo en […]

  2. […] entre entidades que comparten como mínimo algunos intereses comunes, y también la de cómo superarlas. Un asunto que da para mucho más que una entrada de blog. Porque en ocasiones, como en la viñeta […]

  3. […] no es suficiente. Porque no basta con acertar en señalar QUÉ hay que hacer; hace falta acertar en CÓMO hacerlo. Para empezar, el primer requisito para la colaboración es la confianza. Pero ofrecer y recibir […]

  4. […] del día. Sin embargo, hay evidencias constantes de que también en el ámbito de la colaboración hay una brecha entre saber QUÉ hacer (colaborar) y CÓMO […]

  5. […] “en un mundo digital, resolver estos problemas culturales ya no es una opción.” Pero, como apuntamos una y otra vez en este espacio, no basta con acertar en el diagnóstico (‘qué hay que hacer’). Hay que hacerlo […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.